Teatro para nivel 5 (4 años)

DSCN4495MI COLECCIÓN DE MIEDOS
Esta obra de teatro trata aquellos miedos más comunes que preocupan a los más pequeños de la casa, e intenta, con un toque de humor, ayudarnos a vencerlos.

Emilia es una niña de cuatro años un poco temerosa, sobre todo a la hora de ir a la cama, cuando se le presentan un montón de problemas para conciliar el sueño. En mitad de la noche, no se atreve a ir al baño porque cree que el monstruo Dientegudo puede atacarla en cualquier momento. Además, el pasillo está muy oscuro y los diferentes ruidos que se escuchan en mitad de la noche, no hacen las cosas más fáciles. Con la ayuda y los consejos de su padre, logra acabar con todos esos miedos que sólo estaban en su imaginación.

Nuestros alumnos y alumnas han disfrutado mucho ayudando a Emilia a superar sus problemillas. Hemos compartido con ella qué cosas nos dan o nos han dado miedo alguna vez y al final también hemos comprendido que todos esos temores que nos impiden seguir adelante sólo están en nuestra mente. Ahora no perderemos el tiempo teniendo miedo, porque hemos aprendido que no merece la pena. Ahora, gracias a Emilia y a su padre, todos somos un poquito más valientes.

DESCUBRIENDO LA PREHISTORIA

 

prehist-

 

¡Hola, familias!

Hace unos días, a los alumnos/as del nivel V, nos visitó la “arqueóloga” Indiana Huesos después de haber recibido su carta… ¡Estábamos impacientes por conocerla! Y no nos ha defraudado, porque nos va a ayudar a convertirnos en pequeños arqueólogos para poder encontrar restos prehistóricos que, según nos ha explicado Indiana… ¡Están en nuestro cole!… y para ello, nos ha dejado su maleta, cargada de pistas a investigar.

Necesitamos aprender un montón de cosas sobre la prehistoria, porque estamos todos deseando conseguir el carnet de “arqueólogos infantiles” y poder participar en la excavación.

Como véis, esto tiene muy buena pinta. Ya os iremos contando…

prehist. 2

EN BUSCA DEL TESORO DE DOROTEA

Todo empezó un día del mes de noviembre cuando, como cada día, tocaba disfrutar del cuento de antes de ir a dormir la siesta. Normalmente, contamos un cuento específico con el cual poder trabajar y hacer referencia un tema en particular (control de esfínteres, compartir, rutinas…). Ese día, tocó dedicar el cuento a la rutina de dormir, descansar para coger fuerzas y poder disfrutar de la tarde jugando.

El cuento de aquel día iba a ser especial porque no estaba escrito en ningún libro. Se trataba de Dorotea, una brujita amiga de los niños y muy buena que, resultó acabar muy muy cansada después de visitar a todos los niños que había en el colegio Gredos San Diego de Alcalá por lo que, necesitaba descansar para poder continuar por la tarde con las visitas y así, poder conocer a las jirafas de Infantil y su clase.

DOROTEA

Fue tanta la emoción e ilusión de conocer a Dorotea, que todos aquel día se durmieron súper rápido para poder estar descansados para la visita de la brujita buena.

Las pequeñas jirafas quedaron tan prendados de Dorotea y su historia, que cada día, pedían conocer un poquito más de ella y, así fue como ésta brujita fue entrando en nuestras vidas. Todos los días en el mismo momento del día, Dorotea volvía con otra de sus historias. Este personaje terminó estando en todos los momentos del día. Dorotea por aquí, Dorotea por allá, “me ha llamado Dorotea”, “¿Cuándo va a venir Dorotea?, “Dorotea está en el pasillo, la estoy oyendo…”. Fue tanta la admiración e ilusión que los niños mostraban por esta brujita que se convirtió en protagonista de nuestros días.

Un día, les pregunté a las jirafas que cómo era Dorotea. Pelo largo, con falda negra y morada y con una escoba, contaron los niños. De ellos mismos, salían ideas y pistas para seguir con Dorotea en nuestras rutinas hasta que… una de las jirafitas más soñadora dijo: “Dorotea es buena y es mi amiga y tiene un tesoro…”. Rápidamente, una bombilla se encendió y nos pusimos manos a la obra para construir un tesoro lo más real posible para así, poder ir en busca del tesoro de Dorotea la cual, lo había escondido en el cole para regalárselo a sus amigos las jirafas de infantil y así poder conocerse por fin.

Pues así fue, después de fabricar muchas muchas monedas, buscamos un cofre y un disfraz tal y como los niños habían descrito a la brujita, pues tenía que ser como sus cabezas imaginaban.

Un buen día, una nota apareció por debajo de la puerta mientras nos dábamos los buenos días en forma de canción. ¡Vaya! Una nota, ¿quién habrá dejado esto aquí? La leí a los niños y sus ojos fueron pura emoción. ¡Dorotea, ha sido Dorotea!… gritaron. Había llegado el día, el día de ir en busca del tesoro, el esperado tesoro. Linternas en mano, todos fuimos en busca del ansiado tesoro. Dorotea nos observaba entre risa y risa, y se iba dejando ver más poco a poco. Primero la escoba, luego la falda… ¡Debajo de las escaleras! Gritó una jirafa pero… allí no estaba el tesoro. ¡Detrás de la puerta! Pero allí no estaba el tesoro… ¡En el huerto! Pero resultó, que allí tampoco estaba escondido. ¿Y si miramos en el baño? Todos entraron con su linterna alumbrando al oscuro baño y… “Siiiiiiiiiiiiiiiiiiii, aquí está, aquí está, lo he encontrado yo, lo he encontrado yoooo”. Emocionados y asombrados, abrieron el cofre y si, si, estaba lleno de monedas. Los gritos de ilusión emocionaron aún más el momento.

DORO

Cofre en mano, nos fuimos al aula para poder repartir las monedas y hablar del momento pero… ¿cuál fue la sorpresa? Dorotea, la amiga de las jirafas, ¡¡nos vino a visitar por fin!! Tenía ganas de conocernos. Algunos contentos, otros perplejos y algún que otro asustado… Dorotea estaba en nuestro cole, en nuestra clase, con nosotros. Todos quedaron encantados con la visita y con el regalo que nos había hecho, monedas y más monedas.

Y es que, los niños tienen tanta imaginación y tanto dentro de ellos, que muchas veces, solo hay que dedicar un segundo de la rutina del día a día para verles emocionados, entusiasmados y felices dejando correr su imaginación. Disfrutar juntos de uno de tantos y tantos buenos momentos como el que éste segundo trimestre hemos vivido ha hecho que cada día, fuera diferente al anterior y… porque no, que estamos viviendo porque, Dorotea, sigue entre nosotros y quizá, quien sabe, vuelva pronto para hacernos otra visita…

DOROTEA2

 

DÍA DEL LIBRO: “EL LEÓN CUADRADO”

 

DSCN4228

La semana pasada celebramos “el Día del Libro” y en clase las profes nos estuvieron enseñando cuentos de animales, de rutinas y hábitos, de figuras geométricas, de números, de nuestros dibujos preferidos como Pocoyo, etc., además decoramos un marcapáginas con diferentes materiales y como sorpresa final vino a la escuela infantil, un teatro de magia “El león Cuadrado”.

Cuando entramos a la sala, se escuchaba una música relajante y todos miramos al escenario que tenía objetos que conocíamos como paraguas, cajas, telas, etc., poco tiempo después, detrás de los paraguas apareció el mago que empezó a enseñarnos los colores, los números,  los animales grandes o pequeños y las figuras geométricas.

Durante la actuación varios compañeros salieron a hacer magia con ayuda del mago,… ¿y sabéis qué ocurrió?…. hicieron desaparecer una cinta azul y un pañuelo de color rojo pasó a ser amarillo…¡¡¡ todos nos quedamos sorprendidos!!

Para terminar, nos pusimos a bailar (mientras aprendimos las partes del cuerpo) y jugamos con pompas de jabón.

¡¡¡¡¡Nos los pasamos fenomenal!!!