CATARRO DE VÍAS ALTAS

El catarro de vías altas, o resfriado, es un episodio de obstrucción nasal, aumento de mucosidad y tos que suele aparecer en los meses fríos. Son infecciones que se producen casi exclusivamente por virus, habiéndose identificado más de 200 tipos diferentes como posibles agentes etiológicos, siendo los rinovirus los más frecuentemente implicados. No hay vacuna para el catarro; la vacuna de la gripe sólo protege frente a esa enfermedad.

La infección se transmite por secreciones respiratorias expulsadas al aire por tos o estornudos y por objetos contaminados con estas secreciones. Las manos son un vehículo muy importante para la transmisión. La puerta de entrada puede ser la boca, la nariz o la fina capa que recubre los ojos (conjuntiva). En los niños pequeños la diseminación se facilita al compartir juguetes y por contacto directo con manos y cara.

Se estima que un adulto sano padece 1 o 2 catarros anuales y un niño entre 5 y 8, con un pico de incidencia máxima en los primeros años de colegio/guardería por el contacto con otros niños infectados y la inmadurez inmunológica propia de la edad. Tras los dos primeros años de escolarización el número de episodios anuales de catarro disminuye claramente.

Los niños no se acatarran por “coger frío” (en el patio del colegio o por ir sin calcetines en casa): la transmisión es mucho más fácil en locales cerrados como el aula pues el contacto es más estrecho y hay menos ventilación, cargándose el ambiente de virus en suspensión expulsados por las toses y estornudos de los niños acatarrados que inhalan los sanos. Es fundamental el lavado de manos.

Estas infecciones son autolimitadas: curan solas entre 7 y 10 días sin secuelas.

El catarro se produce por una inflamación de la mucosa respiratoria que hay entre la nariz y los bronquios, y según la afectación predominante, pueden aparecer rinitis (mucosidad nasal y estornudos), faringitis (dolor de garganta), laringitis (tos ronca o perruna) o bronquitis (tos con dificultad para respirar en distintos grados).

Puede aparecer fiebre, que es más frecuente cuanto menor es la edad del paciente y no suele durar más de 3 días. Los síntomas nasales y de garganta ceden habitualmente en una semana, pero la tos suele ser más persistente y puede durar 2 o 3 semanas. La mucosidad nasal va cambiando a lo largo del curso de la enfermedad: al principio es transparente (como «agüilla») y posteriormente va espesando y pasando progresivamente a mucosidad blanquecina, amarilla e incluso verdosa persistiendo así hasta el final del cuadro infeccioso, lo que no es signo de complicación ni de necesidad de tratamiento antibiótico.

El tratamiento del resfriado consiste en aliviar los síntomas y reconocer las posibles complicaciones evitando efectos secundarios de tratamientos inadecuados. Hay que evitar ambientes secos: se pueden poner depósitos de agua o utilizar humidificadores. Cuando haya congestión nasal se harán lavados nasales con suero fisiológico, en bebés especialmente antes de las tomas y de acostarlos. Se puede elevar el cabecero de la cama/cuna. Es normal que el niño esté inapetente, hay que ofrecer líquidos con frecuencia y no forzar a comer. Se pueden utilizar analgésicos-antitérmicos (paracetamol, ibuprofeno, etc.) sólo si hay fiebre o malestar, no de forma generalizada o pautada.

Los antibióticos no son útiles en infecciones víricas, no acortan la duración del catarro ni disminuyen la probabilidad de complicaciones. Los medicamentos para la tos, descongestivos o anticatarrales no están indicados y pueden ser perjudiciales.

Se debe consultar al médico si persiste fiebre elevada más de 3 días, empeora el estado general del niño o está decaído, somnoliento o muy irritable. También hay que consultar si aparece dificultad respiratoria (respira muy deprisa, se le marcan las costillas, mueve mucho el abdomen al respirar o se le hunde el pecho) o si el niño tiene menos de 3 meses y presenta fiebre.

BIBLIOGRAFÍA

Azucena Díaz Pérez y Ana González de Pedro.

Gabinete Médico G.S.D. Alcalá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.